Traducción de las abreviaturas y siglas más frecuentes en la correspondencia antigua

.

La comunicación escrita o por carta es posiblemente la forma de transmisión de información más antigua que se conoce, dentro de la modalidad de comunicación indirecta o no presencial.

Con la carta o correspondencia, la información llegaba a otros puntos del país o fuera de éste, con el inconveniente que el mensaje podía tardar varias semanas en llegar al destino; todo ello a principios del siglo XIX  y con más perjuicio en los núcleos rurales.  Con esto, no es difícil hacerse una idea de lo lenta que era la transmisión de cualquier mensaje a un familiar que residía en otro punto del país.

A partir 1865 se mejora la red postal,  acuciando el reparto diario de la correspondencia en la mayor parte del país. A ello hay que añadir la ventaja que supone el avance del ferrocarril, que acelera el tiempo y el volumen de envíos.

A mediados del siglo XIX surge el telégrafo en España, sistema de comunicación que revoluciona el periodismo español, ya que le permite un flujo rápido de noticias tanto a nivel nacional como internacional, siempre que los otros países contasen con red telegráfica.

En 1860 arranca la popularización del telégrafo como vía de comunicación privada, reduciendo las distancias que antes mediaban entre emisor y receptor.

Pero el verdadero impulso en materia de comunicaciones lo establece el teléfono. El teléfono fue implantado en España en  el año 1877 pero se puso a disponibilidad del  público general a partir de 1925 por la CTNE (Compañía Telefónica Nacional de España). En sus inicios, su uso estuvo restringido a las clases más acomodadas debido a su alto precio; de hecho en el año 1935, sólo un 8% de la población tenía teléfono particular.

Mucho más tarde,  a mediados de los años noventa, la popularización de internet y de la telefonía móvil, proporcionó una disminución de las distancias nunca vistas y que eran inconcebibles un siglo antes. El contacto instantáneo y en cualquier lugar del territorio es posible gracias a estas invenciones del siglo XX que, además de permitir la comunicación rápida,  han transformado la vida social;  ¡incluso la condicionan! de hecho, sólo hay que ver la multitud de información a la que únicamente se puede acceder a través de la red: por ejemplo,  solicitudes de becas, matriculaciones, petición de certificados, etc .

.

Carta protocolaria de carácter comercial de los años 50

.

Con este breve repaso de la historia de la carta y de las telecomunicaciones, es evidente que la tradicional carta de cortesía, cuya ampulosa antefirma obligaba al empleo de abreviaturas, ha quedado muy lejos de nuestras comunicaciones tanto formales como informales.

.

Soy de usted afmo. s. s. q. b. s. m.

.

Esta fórmula de despedida o antefirma era muy recurrente en las cartas dirigidas a autoridades de la Iglesia, aunque el mismo estilo se empleaba con clientes, dirigentes políticos o personas respetadas por el emisor de la misiva hasta no hace muchas décadas.

.

.

INTERPRETACIÓN DE LAS SIGLAS Y ABREVIATURAS EN LA CORRESPONDENCIA

.

Este artículo puede ser útil para aquellas personas que se hayan topado con una carta o escrito antiguo que contenga una serie de siglas en el encabezamiento, cuerpo o despedida del texto y no encuentren por ningún lado su traducción. En este texto se traducen también algunas abreviaturas, pero se puede afirmar que es más complicado interpretar las siglas de la correspondencia antigua que las abreviaturas, ya que estas últimas aún se utilizan.

No olvidemos la diferencia que hay entre ambas: las siglas son las letras iniciales de los vocablos que se emplean para acortar las palabras en el texto,  por ejemplo V.E (Vuestra Excelencia) o S.M. (Su Majestad). Por su parte, las abreviaturas son palabras reducidas en un texto, como por ejemplo Sra. (señora), Dr. (doctor) o Ilmo. (Ilustrísimo).

Las palabras no se pueden abreviar indistintamente o como uno quiera. Hay conocer cómo se abrevian, del mismo modo que que escribimos las palabras de acuerdo al vocabulario.

.

Del mismo modo que no podemos inventarnos las palabras, tampoco las abreviaturas.

.

La razón de por qué se abrevian en los escritos antiguos tantos tratamientos y fórmulas de despedida reside, seguramente, en la necesidad de acortar palabras ante un texto abundante y recargado de convencionalismos que debían cansar la mano y la vista de quien lo escribía, ya que, recordemos que el decoro de antes estaba completamente disfrazado de hipocresías. A ello se une la herencia de una redacción a mano, doblemente trabajosa, que debió obligar al empleo de abreviaturas y siglas en los escritos. Estas abreviaciones se utilizaban tanto como para dirigirse al Sumo Pontífice como para comunicarnos con el ser más allegado del pueblo.

.

Hoy no es aceptable emplear abreviaturas en las cartas del tipo apble. (apreciable), ya que la agilidad en la escritura que nos brinda el teclado del ordenador no admite ese tipo de remisiones. Lo mismo decir con las siglas.

De todos modos, si el comunicado está escrito con diligencia por tratarse de un asunto administrativo u oficial, se admiten estas reducciones del léxico.

.

Abreviaturas más recurrentes en las cartas:

.

  • Atto. : atento
  • Afmo. o Affmo. : afectísimo
  • Apble. : apreciable
  • Emmo. Sr. : Eminentísimo Señor (a Cardenales).
  • Excª. : Excelencia
  • Excmo. : Excelentísimo
  • Iltre. : Ilustre
  • Ilmo. : Ilustrísimo.
  • Íd. : ídem o lo mismo
  • Lic. : Licenciado
  • MM.: plural de monsieur
  • Mlle. : mademoiselle
  • Mme. : madame
  • Mons. : Monseñor
  • Mr.: mister (señor)
  • Mrs. : mistress (señora)
  • Ms. : miss (señorita)
  • Pmo. : próximo
  • Pte. : presente
  • Rvdo. : Reverendo
  • Rvdmo. : Reverendísimo
  • Sr. : señor
  • Sra. : señora
  • Sta. : señorita
  • Supror. : superior
  • Splt. : suplente
  • Ud. o Vd. : usted
  • Ven. : Venerable

.

Siglas más frecuentes en la correspondencia antigua:

.

Antiguamente, entre los católicos, era costumbre encabezar las cartas con signos o palabras piadosas. Se empleaba, así, el signo de la cruz () o las siglas cristianas J. M. J. (Jesús, María y José);  J. H. S. (Jesús del hombre Salvador) o V. C. R. (Viva Cristo Rey).

Pero, sin duda, donde más se usaban las siglas era en la antefirma o fórmula de despedida que precede a la firma, pues era ahí donde se imprimían las frases más protocolarias y, nos atrevemos a decir, más impersonales.  De este modo, es muy frecuente ver cartas de los años cincuenta del siglo XX que concluyen con fórmulas tales como: Queda de Vd. buen amigo atto. s.s.  q.e.s.m. que se traduce en  queda de usted, buen amigo, su servidor que estrecha su mano.

Para la expresión que estrecha su mano,  a pesar de estar en desuso,  se ha de tener presente que dicha fórmula sólo puede ir dirigida de un superior a un inferior, pues es el superior quien, en la vida real, tiene la iniciativa de dar la mano.  Con lo cual, si esta despedida va dirigida a un superior debe sustituirse por un le saluda respetuosamente su afmo. s.s. ,  (le saluda respetuosamente su afectísimo seguro servidor) o algo similar.

.

En la antefirma o despedida de la carta era donde iban las frases más recargadas y protocolarias. Extracto de Vicente de Paz Pérez: Reglas de Urbanidad para la juventud rural (1947).

.

Hay que indicar que, en las cartas mecanografiadas de carácter comercial,  solía consignarse  al final del texto las iniciales de quien dictó el mensaje y del mecanógrafo que lo escribió; todo ello  para que quedara doble constancia del origen del escrito.

Primero se plasmaban las iniciales del autor y después, separado por una barra, las iniciales del mecanógrafo.

.

Por ejemplo:

E. T. / A. G.

( Autor: Emilio Torres/ mecanógrafo:  Antonio García)

.

Ahora bien,  el autor de la carta era, y debe ser siempre, quien la firmaba con su puño y letra.

.

Algunas de las  abreviaturas que a continuación se listan  incluyen reseñas, las cuales vienen detalladas más abajo:

.

  • B. : beato.
  • B. L. M. : Besalamano o besa la mano.
  • B. s. m. : besa su mano (1).
  • C. p. b. : cuyos pies beso (2).
  • C. V. S. G.  o  C.U.S.G. : conteste usted si gusta (3).
  • E.p.m. : en propia mano.
  • J. H. S. : Jesús del hombre Salvador.
  • J. M. J. : Jesús, María y José.
  • L. S. : Lugar del sello.
  • M. : monsieur.
  • M. I. S. : Muy Ilustre Señor.
  • Nº ó núm. : número.
  • O.M. : Ordenanza Municipal.
  • P. : Padre
  • PP. : Padres
  • P.a. : por autorización.
  • P. D. : postdata.
  • P. o. : por orden.
  • P. p. : por poder.
  • P. s. : por sustitución.
  • Q. : que
  • Q. b. s. m. : que besa su mano.
  • Q. b. s. p. : que besa sus pies.
  • Q. D. g. : que Dios guarde.
  • Q. e. s. m. : que estrecha su mano (4).
  • R. P. de S. M. : Reales Pies de Su Majestad.
  • R. P. de V. M. : Reales Pies de Vuestra Majestad.
  • S/ : sobre
  • S/w. : sobre vagón.
  • S. : su.
  • S. B. : Su Beatitud (5).
  • S. e. u. o. : salvo error u omisión.
  • S. l. n. a. : sin lugar ni año.
  • S. M. : Su Majestad.
  • SS. MM. : Sus Majestades.
  • S. r. c. : se ruega contestación (6).
  • S. s. c. : se suplica contestación.
  • S. S. : Su Santidad (al Papa).
  • S.s. : su servidor / seguro servidor.
  • S. s. s. : su seguro servidor.
  • U. o V. : usted.
  • V. B. : Vuestra Beatitud (5).
  • Vº. Bº. : visto bueno.
  • V. C. R. : Viva Cristo Rey
  • V. E. : Vuestra Excelencia o Vuestra Eminencia.
  • V. H. : Vuestro Honorable.
  • V. I. : Vuestro Ilustrísimo o Vuestro Ilustre.
  • V. m. : Vuestra merced.
  • V. R. : Vuestra Reverencia.
  • V. S. : Vuestra Santidad.
  • V. S. : Vuestra Señoría o Usía (7)
  • V. S. I. : Vuestra Señoría Ilustrísima o Usía Ilustrísima (8).

.

(1) B. s . m. : besa su mano. Se aplica sólo a altas dignidades de la Iglesia, normalmente a finales de las cartas.

Por ejemplo: Soy para  Vuestra Señoría Reverendísima su seguro servidor q. b. s. m.

.

(2) C. p. b. : cuyos pies beso. Esta fórmula y la de que besa sus pies (q. b. s. p.) se emplea con mujeres y con los más altos poderes de la Iglesa, como el Sumo Pontífice, Obispos, Abades, etc.

Para mujeres, un ejemplo es este: Con saludos afectuosos, queda a sus pies q. b. (que besa) muy agradecido.

Para altos prelados: Respetuosamente le saluda y b. s. p. (besa sus pies).

.

(3) C. U. S. G. o C. V. S. G. : conteste usted si gusta. Esta es una fórmula que se utilizaba en invitaciones, y que, además de obsoleta, es incorrecta. La contestación se ruega o se omite porque se obvia que el destinatario, por su buena educación, confirmará asistencia.

Estas siglas se consignaban cuando había necesidad de conocer el número de asistentes a cualquier reunión (cena, evento, etc.) para tener prevenido el espacio, las viandas o el aperitivo.

Ver más en S.r.c. (6).

.

(4) Q. e. s. m. : que estrecha su mano. Siglas empleadas con frecuencia en la correspondencia comercial y de negocios. Como se ha explicado antes, reiteramos  que  esta fórmula de estrechar la mano sólo puede ir dirigida de un superior a un inferior en categoría social o laboral.

Por ejemplo: Suyo afmo. amigo q. e. s. m. (suyo afectísimo amigo que estrecha su mano).

Puesto que la correspondencia de antaño venía revestida de una gran grandilocuencia, por esa razón, aun sin tener una verdadera amistad, las palabras de elogio eran muy habituales en toda clase de cartas.

.

.

(5) S. B. : Su Beatitud. Tratamiento con el que se designa al Sumo Pontífice o Papa para mencionarle en el cuerpo de una carta o para apelarle con la voz (también V.B (Vuestra Beatitud)).

Una designación similar es la de Beatísimo Padre, quizás más conocida que la primera.

.

(6) S. r. c. o S.s.c. : se ruega contestación/ se suplica contestación.  Como consta en la reseña de C. V. S. G., estas siglas deben evitarse, ya que la elemental educación obliga al destinatario que recibe una invitación confirmar su asistencia.  Salvo en eventos de inauguración, en las invitaciones se debe confirmar siempre si vamos a acudir o no.

.

(7) V. S. : Vuestra Señoría o Usía (síncopa). Este tratamiento, junto con el de M. I. S (Muy Ilsutre Señor), se le concede a los siguientes cargos:  Generales de división y de brigada; Coroneles; Gobernadores civiles; Comandantes; Ministros y Fiscales de las Audiencias; Jueces de primera instancia; Rectores de Universidades; Vicarios Generales; Canónigos; Capítulos Eclesiásticos; Claustros de Catedráticos; Gentilhombres y Mayordomos de los Reyes; Marqueses; Condes; Duques; Vizcondes, Barones, etc.

.

(8) V. S. I. : Vuestra Señoría Ilustrísima o Usía Ilustrísima (síncopa). Tratamiento otorgado a Cabildos; Directores Generales del Gobierno, política y de la Administración Pública, y  Presidentes de la Audiencia y de Sala.

.

.

Noelia Tari ©

.

4 comentarios para “Traducción de las abreviaturas y siglas más frecuentes en la correspondencia antigua”

  • Albert:

    Me ha gustado mucho.

    Lo de las siglas de los autores en la correspondencia comercial yo lo he usado hasta hace bien poco, incluso en algunos escritos de la Administración también lo utilizaba ésta a modo de referencia -responsable del escrito/el que lo prepara o envía-.

    Sobre el telégrafo, me ha hecho recordar que hasta hace poco, las frases se tenían que separar por la palabra ’stop’ o ‘punto’ dado que por telégrafía no se transmitían signos. Ahora como los ‘telégramas’ ya no se transmiten por telégrafo (paradójicamente)…

  • Alejandro:

    Haces unos artículos fabulosos Noelia. Mis felicitaciones :)

  • Noelia Tari:

    Muchas gracias Alejandro, aunque no es para tanto, se trata de compartir :)

  • Para contrastar las abreviaturas con los siglas o símbolos, he incluido algunas siglas y un buen número de símbolos. Los símbolos nunca se cierran con punto (.). Pueden ser unidades de medida, elementos químicos, elementos compositivos de medidas y puntos cardinales.

Deja un comentario