Cómo saludar y proceder con guantes

.

Estos días, en todos los medios de comunicación aún se deja sentir la estela del enlace del año: la boda entre el príncipe Guillermo de Inglaterra y Catherine Middleton.


Una vez más, la princesa Letizia fue duramente criticada por su indumentaria y por el desatino que tuvo al saludar a la prensa en su salida del hotel donde se hospedaba junto con su esposo el Príncipe Felipe y Su Majestad la Reina Doña Sofía.

Desde la web Normas de Protocolo, compartimos la falta de decoro que tuvo la Princesa al saludar con una mano desnuda, mientras que la otra permanecía cubierta con el guante, pero pensamos que la vestimenta de Doña letizia era de lo más acertada y afín al protocolo que exige este tipo de actos de gran etiqueta.

Hay una tendencia generalizada a pensar que un acto de etiqueta es aquél en el que se requiere un vestido largo, en el caso de las mujeres. Esto no es así en los eventos de mañana o tarde, pues una boda, una recepción o un acto institucional de relieve requiere, por el día, vestido o traje por la altura de las rodillas. En este punto, no se observó ninguna negligencia.

La verdadera etiqueta se demuestra en el cuidado excesivo de los detalles y en mostrar una imagen impecable, estando como “prendida de veinticinco mil alfileres”, como reza un antiguo dicho. Estas premisas fueron cumplidas por nuestra Princesa de Asturias de manera indiscutible porque, además, rehusó utilizar colores llamativos y formas excentricas, símbolo de la más clara elegancia. Con esta fusión de etiqueta y elegancia , nos preguntamos en qué se fundan los medios para verter sus críticas. No lo entendemos.

.

Les enseñamos una fotografía con zoom y mayor nitidez con el fin de advertir mejor los detalles del vestido de la princesa: se trata de un vestido de gasa, el cual se nota que va forrado enteramente salvo las mangas, que son semitransparentes. Todo el cuerpo y falda del vestido viene bordado manualmente formando adornos florales. Estos pormenores y el color, rosa viejo, no pueden ser menos que sinónimos de calidad sublime.

.

PROTOCOLO PARA PROCEDER CON GUANTES

.La princesa Doña Letizia combinó correctamente sus guantes con el bolso y los zapatos, tal y como ordenan las reglas de estilo, más que las reglas de protocolo; porque el protocolo contempla otros asuntos, que son los de urbanidad y maneras de actuar.

Una señora, cuando saluda, sea personal o públicamente, no se quita jamás los guantes. La princesa Doña Letizia, a su salida del hotel, saludó a la prensa con una mano desprovista de guante, mientras que en la otra permanecía cubierta con este complemento. Seguramente, no le dio tiempo ponerse el que le faltaba. Tenemos que resaltar que este despiste lo hemos aprovechado para escribir sobre los guantes y su protocolo, nunca para perjudicar a nuestra Princesa.

Cuando se sale a la calle, hay que llevar puesto los guantes o ponérselos inmediatamente y no quitárselos para saludar, reiteramos.

Si asistimos a una reunión en la que va a haber un aperitivo, cóctel o café, se celebre en el exterior o en interior, hay que quitarse los guantes al llegar, pues se sabe que se va a tomar algo. Nunca nos esperaremos a que nos lo ofrezcan para quitárnoslos. En definitiva, para beber de un vaso o taza o para comer, hay que desprenderse de los guantes. Los dejaremos en el bolso o a un lado.

Si vamos a un restaurante, al entrar por la puerta hay que quitárselos. Dense cuenta que aquí, nada más llegar, nos sentaremos y manipularemos la servilleta y copa casi inmediatamente.

Si vamos a la casa de unos amigos, nos los quitaremos también en el recibidor.

.

Noelia Tari

3 comentarios para “Cómo saludar y proceder con guantes”

Deja un comentario

Current ye@r *